¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

El 80% del tiempo se pasa en espacios cerrados ya sea en la casa, trabajo u ocio (bares, centros comerciales, etc.). Por eso, la calidad del aire interior es cada vez más importante ya que ayuda a tener buena salud y evitar posibles problemas.

Según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España un edificio enfermo es “el edificio que presenta problemas; generalmente equipados con aire acondicionado, aunque también pueden estar ventilados de forma natural. Sus ocupantes presentan quejas referentes a su salud en una proporción mayor a la que sería razonable esperar (>20%) y las causas son difíciles de identificar dado que en mucho casos tienen un origen multifactorial.”

El síndrome del edificio enfermo (SEE) es el conjunto de síndromes que presentan las personas en este edificio sin causar lesiones orgánicas o signo físicos. No existe una única característica que produzca el síndrome del edificio enfermo. Por ello existen algunos posibles factores de riesgo que provocan estos síntomas.

Contaminantes ambientales

Los contaminantes ambientales proceden de una gran variedad de elementos y fuentes. Los seres humanos y los materiales de construcción y decoración del edificio son causantes de la contaminación ambiental; los seres humanos producen, entre otros, CO2, vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos. La OMS establece una tabla con los valores recomendados para 28 sustancias;
algunos ejemplos sería 3 mg/m3 cada 24 horas para el Cloruro metileno, 100 g/m3 cada 24 horas para el Sulfuro de Carbono o 10 mg/m3 cada 8 horas para el Monóxido de Carbono.

Olores
Existen gases y vapores que producen incomodidad debido a los olores y las irritaciones llegando a producir ansiedad a los ocupantes del edificio.
Iluminación
La irritación en los ojos o dolor de la cabeza puede ser producida por el factor de la iluminación. Una baja iluminación, insuficiente contraste o una alta iluminación puede producir molestias a lo ocupantes.
Ruido
Para conseguir un confort sonoro, el nivel de los decibelios no debe ser superior de los 60-70 dB. Los infrasonidos o sonidos puros también pueden producir incomodidad.
Ambiente térmico
Se puede obtener un bienestar térmico si se utilizan los siguientes valores:
– Temperatura operativa del aire: 22ºC ±2ºC para invierno y 24,5 ºC ±1,5 ºC para verano.
– Diferencia vertical de temperatura del aire entre 1,1 m y 0,1 metros (cabeza y tobillo) inferior a 3 ºC.
– Temperatura de superficie de suelo entre 19 y 26 ºC (29 ºC para sistemas de calefacción por suelo).
– Velocidad media del aire inferior a 0,15 m/seg en invierno y 0,25 m/seg en verano.
– Asimetría de temperatura radiante debida a planos verticales (ventanas, etc.) inferior a 10 ºC.
– Asimetría de temperatura radiante debida a planos horizontales (techos, etc) inferior a 5ºC.
Humedad relativa
La humedad relativa del ambiente tiene que estar entre los niveles del 30-50%. Si los niveles son menores se producirá sequedad en la mucosa nasal, mientras que si los niveles son mayores pueden aparecer hongos.
Ventilación
Una ventilación adecuada consiste en un aporte de aire fresco del exterior para diluir los contaminantes ambientales. Según la International Energy Agency (IEA) el aporte de aire para una correcta ventilación es de 8 litros por segundo por persona ( 30 m3/h); sin embargo la ASHRAE 62-1989 propone una ventilación de 10 litros por segundo por persona (35 m3/h) ambos en caso de zona de no fumadores.
Factores psicosociales
Los factores psicosociales como son la insatisfacción en general, el tiempo de trabajo, la comunicación y relación, entre otros, pueden hacer más influenciables a las personas de los factores ambientales.
Para poder detectar el síndrome del edificio enfermo el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo ponen a la disposición de los usuarios el “NTP 290: El síndrome del edificio enfermo: Cuestionario para su detección” y el “NTP 380: El síndrome del edificio enfermo: Cuestionario simplificado” para identificar posibles causas del síndrome.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: Ministerio de trabajo y asuntos sociales españa, Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo.

Construcción en seco

La construcción en seco es una técnica muy utilizada en otros países como Estados Unidos, Japón, Australia etc. que permite la realización de cualquier obra de una forma  rápida y económica.

Esta técnica constructiva tiene por objeto la sustitución de materiales tales como hormigón, cemento, morteros, yesos, mampostería etc. por elementos secos o prefabricados. Con la construcción en seco lo que se consigue es la reducción del tiempo de ejecución de cada tarea, lo que conlleva aparejado una disminución del costo de la obra pudiendo llevarse a cabo la ejecución de una vivienda en tan solo unas semanas.

Dentro de la construcción en seco existe una gran variedad de elementos constructivos como son la perfilería metálica, paneles prefabricados, placas de yeso, estructuras ligeras en acero galvanizado, placas de hormigón, etc.

Como principales ventajas de la construcción en seco podemos destacar las siguientes:

  • Bajo costo como consecuencia de la reducción en los plazos de ejecución.
  • Disminución de los residuos, ya que reduce al máximo la existencia de desperdicios generados.
  • Seguridad en obra: reduce los riesgos por su facilidad en el acopio y manipulación de los materiales.
  • Ahorro energético: permite un mayor confort térmico y acústico y una mejora considerable de la calidad de vida.
  • Mayor flexibilidad y creatividad en el diseño.
  • Reducción de las cargas en los forjados.
  • Alta resistencia al fuego.
  • Facilidad de ejecución de instalaciones.
  • Mayor calidad de las terminaciones  lo que le otorga una mayor resistencia y durabilidad.

Desde Neogeo Opera creemos en esta técnica constructiva como apuesta de futuro para dinamizar el tan maltrecho sector de la construcción.