¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

El 80% del tiempo se pasa en espacios cerrados ya sea en la casa, trabajo u ocio (bares, centros comerciales, etc.). Por eso, la calidad del aire interior es cada vez más importante ya que ayuda a tener buena salud y evitar posibles problemas.

Según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España un edificio enfermo es “el edificio que presenta problemas; generalmente equipados con aire acondicionado, aunque también pueden estar ventilados de forma natural. Sus ocupantes presentan quejas referentes a su salud en una proporción mayor a la que sería razonable esperar (>20%) y las causas son difíciles de identificar dado que en mucho casos tienen un origen multifactorial.”

El síndrome del edificio enfermo (SEE) es el conjunto de síndromes que presentan las personas en este edificio sin causar lesiones orgánicas o signo físicos. No existe una única característica que produzca el síndrome del edificio enfermo. Por ello existen algunos posibles factores de riesgo que provocan estos síntomas.

Contaminantes ambientales

Los contaminantes ambientales proceden de una gran variedad de elementos y fuentes. Los seres humanos y los materiales de construcción y decoración del edificio son causantes de la contaminación ambiental; los seres humanos producen, entre otros, CO2, vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos. La OMS establece una tabla con los valores recomendados para 28 sustancias;
algunos ejemplos sería 3 mg/m3 cada 24 horas para el Cloruro metileno, 100 g/m3 cada 24 horas para el Sulfuro de Carbono o 10 mg/m3 cada 8 horas para el Monóxido de Carbono.

Olores
Existen gases y vapores que producen incomodidad debido a los olores y las irritaciones llegando a producir ansiedad a los ocupantes del edificio.
Iluminación
La irritación en los ojos o dolor de la cabeza puede ser producida por el factor de la iluminación. Una baja iluminación, insuficiente contraste o una alta iluminación puede producir molestias a lo ocupantes.
Ruido
Para conseguir un confort sonoro, el nivel de los decibelios no debe ser superior de los 60-70 dB. Los infrasonidos o sonidos puros también pueden producir incomodidad.
Ambiente térmico
Se puede obtener un bienestar térmico si se utilizan los siguientes valores:
– Temperatura operativa del aire: 22ºC ±2ºC para invierno y 24,5 ºC ±1,5 ºC para verano.
– Diferencia vertical de temperatura del aire entre 1,1 m y 0,1 metros (cabeza y tobillo) inferior a 3 ºC.
– Temperatura de superficie de suelo entre 19 y 26 ºC (29 ºC para sistemas de calefacción por suelo).
– Velocidad media del aire inferior a 0,15 m/seg en invierno y 0,25 m/seg en verano.
– Asimetría de temperatura radiante debida a planos verticales (ventanas, etc.) inferior a 10 ºC.
– Asimetría de temperatura radiante debida a planos horizontales (techos, etc) inferior a 5ºC.
Humedad relativa
La humedad relativa del ambiente tiene que estar entre los niveles del 30-50%. Si los niveles son menores se producirá sequedad en la mucosa nasal, mientras que si los niveles son mayores pueden aparecer hongos.
Ventilación
Una ventilación adecuada consiste en un aporte de aire fresco del exterior para diluir los contaminantes ambientales. Según la International Energy Agency (IEA) el aporte de aire para una correcta ventilación es de 8 litros por segundo por persona ( 30 m3/h); sin embargo la ASHRAE 62-1989 propone una ventilación de 10 litros por segundo por persona (35 m3/h) ambos en caso de zona de no fumadores.
Factores psicosociales
Los factores psicosociales como son la insatisfacción en general, el tiempo de trabajo, la comunicación y relación, entre otros, pueden hacer más influenciables a las personas de los factores ambientales.
Para poder detectar el síndrome del edificio enfermo el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo ponen a la disposición de los usuarios el “NTP 290: El síndrome del edificio enfermo: Cuestionario para su detección” y el “NTP 380: El síndrome del edificio enfermo: Cuestionario simplificado” para identificar posibles causas del síndrome.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: Ministerio de trabajo y asuntos sociales españa, Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo.

Ayudas a la rehabilitación de la vivienda: quién puede pedirlas y cómo tramitarlas

Sólo el 5% de las personas que han reformado su casa han solicitado una ayuda de las que concede el Ministerio de Fomento, aunque un 18% de los que tienen previsto hacer obras de reforma en un futuro también tienen intención de pedirla, según un informe de fotocasa.es que recoge Europa Press. El 60% de los encuestados asegura que tiene previsto gastarse menos de 6.000 euros a la hora de realizar mejoras en su hogar, frente al 55% de 2011.

La premisa principal para solicitar las ayudas ha sido mejorar la habitabilidad (49%), seguida de la mejora del aislamiento término y acústico (23%). Además, un 13,3% se han interesado por la subvención para ahorrar energía, un 9,4% para optimizar las instalaciones de suministros y un 5,1% para mejorar la accesibilidad.

Aunque las ayudas las tramita cada Comunidad Autónoma, el Ministerio de Fomento establece unas condiciones y requisitos básicos para las ayudas. Estas son las claves de las ayudas y los pasos para tramitarlas:

¿Qué se entiende por rehabilitación?

El Ministerio de Fomento considera rehabilitación a cualquier obra que se realiza para la mejora de viviendas y edificios. En el caso de edificios, se refiere a la adecuación estructural (obras que garanticen la seguridad en la estructura) y funcional (condiciones de acceso, aislamiento térmico, redes de agua…) de los edificios de viviendas.

Si las obras se van a realizar en una vivienda, la rehabilitación se refiere a la adecuación de las condiciones de habitabilidad de la vivienda, tales como lograr condiciones mínimas de superficie útil, distribución interior, instalaciones de agua, electricidad, gas, ventilación, iluminación natural. También obras para ahorrar consumo energético o adaptación a la normativa vigente en materia de agua, gas, electricidad, protección contra incendio. ASimismo, según recoge el ministerio, se considera obra de rehabilitación la ampliación del espacio habitable, según planteamiento urbanístico, hasta 120 m2 útiles.

¿Qué requisitos tienen que cumplir los inmuebles?

Hay dos tipos de requisitos, los comunes a edificios y viviendas y los específicos para edificios.

A) Requisitos comunes:

Antigüedad mínima de 15 años (excepto supresión de barreras arquitectónicas a personas con discapacidad o para adaptación de instalaciones a la normativa técnica, si ésta es posterior a la fecha de terminación del edificio). Que los edificios sean adecuados estructural y funcionalmente o que alcancen dicha adecuación con la rehabilitación que se va a realizar.

B) Requisitos específicos para edificios.

Que la superficie útil destinada a vivienda, sea como mínimo el 60% de la superficie útil total del edificio (excluida la planta baja cuando no se destine a vivienda). Si se modifica la superficie útil destinada a viviendas, que esta no supere nunca 120 m2.

¿Quién puede recibir una ayuda a la rehabilitación?

Los usuarios de las viviendas, sean propietarios o arrendatarios y las comunidades de propietarios.

¿Qué condiciones deben cumplir los destinatarios de las ayudas?

Las condiciones generales para acceder a la financiación cualificada. En la rehabilitación de edificios, que al menos el 60% de los usuarios de las viviendas tengan ingresos familiares inferiores al 5,5 veces el SMI. En cuanto a la rehabilitación de viviendas, que los ingresos familiares no superen 3,5 veces el SMI.

¿Qué tipo de ayudas hay?

1) Préstamos cualificados: tendrán las características comunes a todos los préstamos cualificados, además de las siguientes:

Podrá alcanzar la totalidad del presupuesto protegido

Plazo máximo de amortización para la rehabilitación de edificios: 20 años, con un periodo de carencia de 3 años

Plazo máximo de amortización para la rehabilitación de viviendas: 10 años, con un periodo de carencia de 1 año.

En el caso de rehabilitación de edificios, todos los usuarios de las viviendas podrán tener acceso a préstamos cualificados, aunque no cumplan los requisitos de ingresos familiares.

2) Subsidiación de préstamos:

20% de la cuota del préstamo , cuando el titular del préstamo sea el arrendatario o el propietario de una o varias viviendas en el edificio rehabilitado y sus ingresos familiares no superen 5,5 veces el SMI.

Este límite de ingresos no se exigirá cuando el titulara del préstamo sea el propietario de una o más viviendas arrendadas, con un contrato sujeto a prórroga forzosa y celebrado antes de la entrada en vigor de la LAU.

3) Subvenciones

  • Rehabilitación de edificios:

Una subvención máxima por vivienda de:

1.240 euros: General

3.100 euros: Ingresos inferiores a 3,5 SMI

3.410 euros: Si además tienen mas de 65 años

3.720 euros: Para arrendadores sujetos a prórroga forzosa

  • Rehabilitación de viviendas

Subvención del 25% del presupuesto protegido, con un máximo de 2.480 euros

Si tiene más de 65 años, la subvención será del 35%, con un máximo de 3.100 euros

Para arrendadores sujetos a prórroga forzosa: subvención del 35% , con un máximo de 3.410 euros

3.720 euros: Para arrendadores sujetos a prórroga forzosa.

¿Cómo tramitar la ayuda?

La Comunidad Autónoma donde está situado el edificio o vivienda es la que tramita la ayuda. La solicitud de esta ayuda deberá dirigirse al órgano competente en materia de vivienda de la Comunidad Autónoma y tramitarse según las condiciones que establezca cada una de ellas.

Fuente: cincodias.com

Ahorra energía a través de Sistemas Pasivos de Enfriamiento

Anteriormente hemos publicado una noticia sobre como “Ahorrar energía a través de Sistemas pasivos en Fachadas” en el que se explicó los sistemas de captación solar para calentar el interior de la vivienda. Ahora vamos a hablar de sistemas de protección solar en climas cálidos para obtener el enfriamiento de la vivienda sin la necesidad de consumo energético externo.
Una de las medidas de protección solar tanto en fachada como en acristalamiento es el sombreamiento. En verano ayuda a evitar la entrada de la radiación solar al interior de la vivienda y en invierno permite su entrada para captar la radiación y calentar su interior. Los elementos de protección solar pueden ser tanto exteriores como interiores, además se puede diferenciar sistemas fijos o sistemas móviles.
La protección solar exterior es más efectiva para proteger el sol, hasta un 80%, pero son más caros en la instalación y mantenimiento. Dentro de las protecciones fijas existen varios dispositivos que, dependiendo de la zona geográfica, serán más o menos efectivos.
Voladizo horizontal
Elimina los rayos solares de alta altura solar, pero disminuye la iluminación indirecta al reducir la entrada de la luz natural. No son apropiados en lugares con alto nivel de radiación debido a que el aire caliente se retiene en el área de la ventana. No son adecuados en orientaciones Este y Oeste por su baja altura solar.
Lamas verticales paralelas o perpendiculares al cerramiento
Son dispositivos efectivos para baja altura solar además permiten la circulación vertical del aire, al contrario que los voladizos horizontales. Las lamas verticales perpendiculares al cerramiento tienen el aliciente de impedir el acceso de los rayos de sol laterales.
Lamas horizontales en plano vertical
Son adecuadas para orientaciones Este y Oeste en la que la altura solar es muy baja. Disminuye la entrada de la luz además de obstruir la visión al exterior.
La protección solar interior (persianas, cortinas, estores enrrollables) es más barata en la instalación y mantenimiento. Protegen de los rayos solares y dan privacidad al interior de la vivienda, pero son poco efectivos para evitar las ganancias de calor.
La combinación de los sistemas interiores y exteriores móviles permiten el máximo confort de la vivienda y la posibilidad de adaptar los dispositivos en función de las necesidades en cada momento del día. En fachadas orientadas al Este y Oeste la combinación de lamas horizontales cerradas impide los rayos solares, mientras que las lamas verticales abiertas permiten la entrada de la luz natural.
Vegetación natural
Por último, la utilización de vegetación mediante la plantación de árboles de hoja caduca o la envoltura en la fachada de la vivienda permite la protección solar de la vivienda y confort higrotérmico. La plantación de árboles de hoja caduca protege la fachada y ventanas de la radiación, en verano las hojas impiden la entrada de la radiación solar y en invierno tras su caída dejan pasar la luz natural calentando la vivienda. La envoltura vegetal en la fachada aporta sombra y permite controlar la temperatura interior, se tendrá en cuenta la climatología de la zona para adecuar el tipo de vegetación para facilitar su mantenimiento y se realizarán inspecciones periódicas en la fachada para comprobar su estado.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: Renov-arte, Ciemat, IVE

Ahorra Energía a través de los Sistemas pasivos en Fachadas

En la construcción de una vivienda se tiene en cuenta los diversos sistemas que aportan un confort térmico en el interior del hogar, su temperatura debe oscilar entre 18º y 20º. Para conseguir esta temperatura de forma eficiente existen varios sistemas pasivos. El sistema pasivo consiste en conseguir el confort térmico sin consumo energético externo teniendo en cuenta su orientación, ventilación natural y la captación y protección de energía solar directa.
Desde INarquia queremos hablar de varios sistemas pasivos que ayudan al confort higrotérmico para la captación solar en climas fríos: el muro trombe, el muro parietodinámico e invernaderos adosados.
Muro Trombe
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “un cerramiento que aprovecha la energía solar para el calentamiento por recirculación del aire interior del edificio. Generalmente está formado por una hoja interior de fábrica, una cámara de aire y un acristalamiento exterior. La circulación del aire puede ser natural (termosifón) o forzada. También se denomina muro solar ventilado”. Para su máxima optimización debe estar orientado al sol, en el caso de España al sur, y el muro debe estar formado por materiales que puedan acumular calor bajo el efecto de masa térmica (piedra, hormigón, adobe o agua).
esquema_muro_Trombe.gif
Durante el día, los rayos del sol atraviesan la lámina de vidrio incidiendo en la superficie oscura del muro donde se almacena el calor gracias al vidrio. Por la noche, el calor se escapa del muro hacia el interior de la vivienda enfriándose la parte exterior. Dependiendo del tipo de vidrio (sencillo o doble) se podrá obtener una menor pérdida de calor al exterior.
Este sistema tiene un bajo coste económico además de una fácil construcción y producir confort en la vivienda sin necesidad de ningún aparato de climatización. Por el contrario, no es conveniente su instalación en climas cálidos ya que en verano se produciría un sobrecalentamiento además de impedir la entrada de la luz debido a su muro ciego aunque se están investigando alternativas para la instalación de ventas.
Muro Parietodinámico
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “un cerramiento que aprovecha la energía solar para el precalentamiento del aire exterior de ventilación. Generalmente está formado por una hoja interior de fábrica, una cámara de aire y una hoja exterior acristalada o metálica que absorbe la radiación solar. La circulación del aire puede ser natural (termosifón) o forzada”. Tendrá la misma orientación y características que el Muro Trombe.
Tiene el mismo funcionamiento que el Muro Trombe, la única diferencia apreciable según su definición es el calentamiento del aire. Al contrario del Muro Trombe, se precalienta el aire exterior antes de ser introducido en el interior de la vivienda.
Invernadero adosado
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “recinto no acondicionado formado por un cerramiento exterior con un porcentaje alto de superficie acristalada que se coloca adyacente a las fachadas de un edificio. El elemento de fachada que actúa de separación entre el invernadero y las zonas interiores del edificio puede incluir también acristalamientos. Es posible la existencia de una circulación de aire generalmente forzada a través de dicho recinto, bien en forma de recirculación del aire interior o de precalentamiento de aire exterior que se usa para ventilación. A esta misma categoría pertenecen las galerías y los balcones acristalados”.
El invernadero adosado funciona como un Muro Trombe y un Muro Parietodinámico. A diferencia de los muros, el invernadero permite crear un espacio habitable donde disfrutar del confort higrotérmico. Esto no se podrá realizar en todos los edificios, pero en algunos la construcción de un invernadero adosado será posible si existe alguna galería o balcón donde crear el espacio acristalado.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: CTE-HE, Wikipedia.