MEJORA LA ENVOLVENTE DE TU VIVIENDA. FACHADAS

Para ello tendremos en cuenta la instalación y el tipo de aislamiento.

El aislamiento se puede instalar tanto en el interior como en el exterior. Para conseguir la máximaeficiencia energetica conviene instalar el aislamiento en la parte exterior de forma continua evitando los puentes térmicos, con ello se consigue reducir las pérdidas de energía y disminuir el consumo de los aparatos de climatización. También se puede instalar en el interior pero esta solución es menos recomendable debido a la interrupción del aislamiento en los encuentros con los forjados produciendo puentes térmicos y perdiendo gran parte de la energía en estos encuentros.
En el mercado existen muchos tipos de aislamientos como son las lanas minerales (de roca y de vidrio), poliestireno extruido, poliestireno expandido, entre otros;son materiales convencionales y que todo el mundo conoce. Por otra parte, y con la creciente corriente de productos ecológicos, han surgido nuevos aislamientos como el corcho, fibras naturales de madera o papel reciclado.
El aglomerado expandido de corcho puro es un material que se obtiene del granulado de corcho que se aglutina entre sí por la propia resina natural mediante la cocción en autoclave. Gracias a sus características se logra obtener un material con alto aislamiento térmico y acústico, resistente a las lluvias y a las sequías pudiendo colocarlo en el exterior. Además no contiene residuos tóxicos o peligrosos y sus niveles de residuos son inferiores al mínimo normativo.

Las fibras naturales de madera forman un material totalmente reciclado de los restos de cortes de madera hechos en los aserraderos y se proporcionan mediante placas tanto rígidas como flexibles. Tienen un buen nivel de aislamiento térmico y acústico y además, al igual que el corcho, no contienen residuos tóxicos o peligrosos y sus niveles de residuos son inferiores al mínimo normativo.
El aislamiento de papel reciclado se obtiene mediante papel de periódico triturado y hidróxido de aluminio, adaptándose a cualquier superficie a excepción de lugares en contacto directo con el terreno. Es un buen aislamiento térmico y acústico proporcionando confort higrotérmico debido a que regula las fluctuaciones de la humedad ambiental. Su fácil colocación mediante insuflación o proyección, hace que se distribuya homogéneamente en todos los huecos, permitiendo su utilización en rehabilitaciones sin necesidad de una gran obra para mejorar el aislamiento de las fachadas.
Con la ayuda de los nuevos materiales que respetan el medio ambiente, como son los anteriormente descritos y muchos otros que existen en el mercado, y realizando una correcta colocación se consigue mejorar la sostenibilidad del edificio.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: CTAV, Eroski, Actis, Isofloc