Ahorra energía a través de Sistemas Pasivos de Enfriamiento

Anteriormente hemos publicado una noticia sobre como “Ahorrar energía a través de Sistemas pasivos en Fachadas” en el que se explicó los sistemas de captación solar para calentar el interior de la vivienda. Ahora vamos a hablar de sistemas de protección solar en climas cálidos para obtener el enfriamiento de la vivienda sin la necesidad de consumo energético externo.
Una de las medidas de protección solar tanto en fachada como en acristalamiento es el sombreamiento. En verano ayuda a evitar la entrada de la radiación solar al interior de la vivienda y en invierno permite su entrada para captar la radiación y calentar su interior. Los elementos de protección solar pueden ser tanto exteriores como interiores, además se puede diferenciar sistemas fijos o sistemas móviles.
La protección solar exterior es más efectiva para proteger el sol, hasta un 80%, pero son más caros en la instalación y mantenimiento. Dentro de las protecciones fijas existen varios dispositivos que, dependiendo de la zona geográfica, serán más o menos efectivos.
Voladizo horizontal
Elimina los rayos solares de alta altura solar, pero disminuye la iluminación indirecta al reducir la entrada de la luz natural. No son apropiados en lugares con alto nivel de radiación debido a que el aire caliente se retiene en el área de la ventana. No son adecuados en orientaciones Este y Oeste por su baja altura solar.
Lamas verticales paralelas o perpendiculares al cerramiento
Son dispositivos efectivos para baja altura solar además permiten la circulación vertical del aire, al contrario que los voladizos horizontales. Las lamas verticales perpendiculares al cerramiento tienen el aliciente de impedir el acceso de los rayos de sol laterales.
Lamas horizontales en plano vertical
Son adecuadas para orientaciones Este y Oeste en la que la altura solar es muy baja. Disminuye la entrada de la luz además de obstruir la visión al exterior.
La protección solar interior (persianas, cortinas, estores enrrollables) es más barata en la instalación y mantenimiento. Protegen de los rayos solares y dan privacidad al interior de la vivienda, pero son poco efectivos para evitar las ganancias de calor.
La combinación de los sistemas interiores y exteriores móviles permiten el máximo confort de la vivienda y la posibilidad de adaptar los dispositivos en función de las necesidades en cada momento del día. En fachadas orientadas al Este y Oeste la combinación de lamas horizontales cerradas impide los rayos solares, mientras que las lamas verticales abiertas permiten la entrada de la luz natural.
Vegetación natural
Por último, la utilización de vegetación mediante la plantación de árboles de hoja caduca o la envoltura en la fachada de la vivienda permite la protección solar de la vivienda y confort higrotérmico. La plantación de árboles de hoja caduca protege la fachada y ventanas de la radiación, en verano las hojas impiden la entrada de la radiación solar y en invierno tras su caída dejan pasar la luz natural calentando la vivienda. La envoltura vegetal en la fachada aporta sombra y permite controlar la temperatura interior, se tendrá en cuenta la climatología de la zona para adecuar el tipo de vegetación para facilitar su mantenimiento y se realizarán inspecciones periódicas en la fachada para comprobar su estado.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: Renov-arte, Ciemat, IVE

Ahorra Energía a través de los Sistemas pasivos en Fachadas

En la construcción de una vivienda se tiene en cuenta los diversos sistemas que aportan un confort térmico en el interior del hogar, su temperatura debe oscilar entre 18º y 20º. Para conseguir esta temperatura de forma eficiente existen varios sistemas pasivos. El sistema pasivo consiste en conseguir el confort térmico sin consumo energético externo teniendo en cuenta su orientación, ventilación natural y la captación y protección de energía solar directa.
Desde INarquia queremos hablar de varios sistemas pasivos que ayudan al confort higrotérmico para la captación solar en climas fríos: el muro trombe, el muro parietodinámico e invernaderos adosados.
Muro Trombe
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “un cerramiento que aprovecha la energía solar para el calentamiento por recirculación del aire interior del edificio. Generalmente está formado por una hoja interior de fábrica, una cámara de aire y un acristalamiento exterior. La circulación del aire puede ser natural (termosifón) o forzada. También se denomina muro solar ventilado”. Para su máxima optimización debe estar orientado al sol, en el caso de España al sur, y el muro debe estar formado por materiales que puedan acumular calor bajo el efecto de masa térmica (piedra, hormigón, adobe o agua).
esquema_muro_Trombe.gif
Durante el día, los rayos del sol atraviesan la lámina de vidrio incidiendo en la superficie oscura del muro donde se almacena el calor gracias al vidrio. Por la noche, el calor se escapa del muro hacia el interior de la vivienda enfriándose la parte exterior. Dependiendo del tipo de vidrio (sencillo o doble) se podrá obtener una menor pérdida de calor al exterior.
Este sistema tiene un bajo coste económico además de una fácil construcción y producir confort en la vivienda sin necesidad de ningún aparato de climatización. Por el contrario, no es conveniente su instalación en climas cálidos ya que en verano se produciría un sobrecalentamiento además de impedir la entrada de la luz debido a su muro ciego aunque se están investigando alternativas para la instalación de ventas.
Muro Parietodinámico
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “un cerramiento que aprovecha la energía solar para el precalentamiento del aire exterior de ventilación. Generalmente está formado por una hoja interior de fábrica, una cámara de aire y una hoja exterior acristalada o metálica que absorbe la radiación solar. La circulación del aire puede ser natural (termosifón) o forzada”. Tendrá la misma orientación y características que el Muro Trombe.
Tiene el mismo funcionamiento que el Muro Trombe, la única diferencia apreciable según su definición es el calentamiento del aire. Al contrario del Muro Trombe, se precalienta el aire exterior antes de ser introducido en el interior de la vivienda.
Invernadero adosado
Según el Código Técnico de la Edificación en Ahorro de Energía, se define como “recinto no acondicionado formado por un cerramiento exterior con un porcentaje alto de superficie acristalada que se coloca adyacente a las fachadas de un edificio. El elemento de fachada que actúa de separación entre el invernadero y las zonas interiores del edificio puede incluir también acristalamientos. Es posible la existencia de una circulación de aire generalmente forzada a través de dicho recinto, bien en forma de recirculación del aire interior o de precalentamiento de aire exterior que se usa para ventilación. A esta misma categoría pertenecen las galerías y los balcones acristalados”.
El invernadero adosado funciona como un Muro Trombe y un Muro Parietodinámico. A diferencia de los muros, el invernadero permite crear un espacio habitable donde disfrutar del confort higrotérmico. Esto no se podrá realizar en todos los edificios, pero en algunos la construcción de un invernadero adosado será posible si existe alguna galería o balcón donde crear el espacio acristalado.

Equipo www.inarquia.es

Fuente: CTE-HE, Wikipedia.